top of page

LECCION No. 1

LA BIBLIA: EL LIBRO QUE MARCA LA RUTA.

 

 

Introducción.

 

¡Bienvenido!. Le felicitamos por haber tomado la decisión de estudiar la Biblia y usar este curso como una herramienta de aprendizaje. Le aseguramos que aprenderá muchas cosas que se serán útiles para su vida presente y futura. Ahora le exhortamos a que haga el propósito de completar todas las 8 lecciones, para que el aprovechamiento sea completo.

Los títulos de las lecciones del curso EL CAMINO HACIA LA SALVACIÓN  son los siguientes:

  • Primera lección..... LA BIBLIA: EL LIBRO QUE MARCA LA RUTA

  • Segunda lección.... EL PECADO: EL OBSTACULO EN EL CAMINO

  • Tercera lección...... JESUCRISTO: EL UNICO CAMINO.

  • Cuarta lección....... LA FE EN CRISTO: EL PRIMER PASO EN EL CAMINO

  • Quinta lección....... EL ARREPENTIMIENTO: SEGUNDO PASO EN EL CAMINO

  • Sexta lección......... CONFESIÓN DE FE Y BAUTISMO: TERCER Y CUARTO PASO EN EL CAMINO HACIA LA SALVACION.

  • Séptima lección..... LA IGLESIA: EL LUGAR DONDE  ESTAN LOS SALVOS

  • Octava lección....... LO QUE ME FALTA: IMPEDIMENTOS PERSONALES PARA ALCANZAR LA SALVACION.

 

¡Adelante! El camino hacia la salvación ha comenzado, e inmediatamente vamos a familiarizarnos con el libro que marca la ruta que lleva hacia la salvación: LA BIBLIA.

 

  • ¿Qué es la Biblia?

 

  1. La Biblia es la palabra de Dios. Fue escrita por hombres, pero fue la mente de Dios quien la inspiró (2Timoteo 3:16). Es el mensaje de Dios expresado en términos humanos. En ella encontramos la voluntad de Dios para el hombre. Por tanto es lámpara para nuestros pies y lumbrera para nuestro camino (Salmos 119:105). Si el hombre quiere llegar al cielo debe dejarse guiar por el mapa: LA BIBLIA.

 

  1. La palabra “Biblia” procede del griego “biblion” que significa “Libro”. Curiosamente la palabra “Biblia” no aparece en la Biblia, pero es un término aceptado por todos como válido. Sin embargo, los hombres que escribieron la Biblia las llamaban “Las escrituras” (Hechos 18:24). El apóstol Pablo usó el término “Sagradas escrituras” para referirse al Antiguo Testamento (2Timoteo 3:15) y luego usó el término “La escritura” para referirse a los dos testamentos (2Timoteo 3:16). Jesús mismo mandó a los judíos a escudriñar “las escrituras” (Juan 5:39). Así que, aunque la palabra Biblia es generalmente aceptada, es mucho mejor referirnos a ella como “Las escrituras” o “Las sagradas escrituras”.

 

  1. Aunque Biblia signifique libro, sin embargo ella es en realidad una colección de 66 libros, escritos por aproximadamente 40 hombres, en un espacio de tiempo de 1500 años. En el idioma griego la palabra Biblia es plural, pero se transformó en el latín “Biblia” que es singular, porque aunque es una colección de 66 libros, sin embargo ella es un solo libro, porque hay una unidad de tema y de propósito. El propósito final de la Biblia es LA SALVACION DEL HOMBRE,  por eso Jesucristo es su personaje central  porque es  quien provee esa anhelada salvación.

 

  1. La influencia de la Biblia nos habla de ella como un libro muy especial. No existe otro libro que se le pueda comparar. Es el libro que más influencia ha ejercido en la raza humana. Se ha leído más y de forma más continua que ningún otro libro en la historia. Cuando se creó la imprenta por Gutemberg en 1436 fue el primer libro en imprimirse y desde entonces es año por año el libro más impreso con una tirada promedio de 25 millones de ejemplares anuales.

 

 

 

  • APRENDAMOS A BUSCAR EN LA BIBLIA.

 

  1. La manera más fácil y rápida de encontrar  las citas en la  Biblia es aprendiendo el orden de los libros de memoria. Claro que esto toma un tiempo, pero el estudiante que desee hacer su estudio más fluido debe tomarse un tiempo diario en aprender el orden de los libros, especialmente los del nuevo testamento que será la parte de la Biblia que más usará. Pero mientras llega el momento de saber donde está cada libro, puede usar la tabla de contenido que está al principio de cada Biblia, conteniendo el nombre del libro y el número de página donde se encuentra. Abra su Biblia ahora en el principio y busque un encabezado que dice –INDICE-  o quizá diga –TABLA DE CONTENIDO-.  Tenga en cuenta que hay algunos libros que tiene primera y segunda parte como el caso de Samuel, de Reyes y Crónicas en el Antiguo Testamento y de Corintios, Tesalonicenses, Timoteo, y Pedro en el Nuevo Testamento. También hay un caso de un libro en el Nuevo Testamento que tiene una tercera parte que es el libro de Juan, el cual no debe confundirse con el evangelio según Juan.

 

  1. Es bueno que el estudiante sepa que cuando la Biblia fue escrita no tenia divisiones de capítulos y versículos. No fue sino hasta el año 1250 DC. que se dividió en capítulos y en 1551 cuando se dividió en versículos. Los capítulos son los números grandes que aparecen en la Biblia y los versículos los números pequeños. Exhortamos al estudiante que aprenda bien lo que a continuación le enseñaremos sobre como buscar en la Biblia para que no pierda tiempo innecesario en su estudio.

 

  1.   La Biblia tiene 66 libros y cada uno de ellos tiene su nombre, así que si el estudiante encuentra una referencia como la siguiente: 2Crónicas 21:9., lo primero que debe hacer es ir a su índice y localizar el libro que lleva ese nombre y el número de página donde se encuentra. Después que estamos en el libro buscamos el número del capítulo que está a la izquierda de los dos puntos (:) , y los versículos que están a la derecha. En este caso la referencia se lee como segunda de crónicas capítulo 21 versículo 9.

 

  1. Juan 8:12,31. En esta referencia vamos a buscar en el evangelio según Juan, capítulo 8, versículos 12 y 31. Como puede notarse la coma (,) se lee como “Y”.

 

  1. Juan 8:12-31. En esta referencia vamos a buscar en el evangelio según Juan, capítulo 8, versículos 12 hasta el 31. Debe tomarse en cuenta que el guión se lee como “Hasta”.

 

  1. Nehemías 9:1-3; Salmos 34:7,12,15; Apocalipsis 3:19-21. Esta es una cadena de referencias que con frecuencia vamos a encontrar en nuestro estudio de las escrituras. Ya sabemos que la coma se lee como “Y” y que el guión se lee como “Hasta”. Además de esto debemos saber que el punto y la coma (;) separan una referencia Bíblica de otra. Esto se lee de la siguiente manera: Libro de Nehemías capítulo 9, versículos 1 al 3. Además el libro de los Salmos capítulo 34, versículos 7 y 12 y 15. Finalmente el libro de Apocalipsis capítulo 3, versículos 19 hasta el 21.

 

 

  • ¿CÓMO ENTENDER LA BIBLIA?

 

 

  1. La Biblia fue escrita para ser entendida (Efesios 3:4). Cuando Jesucristo se dirigía a sus oyentes les hablaba de cosas que ellos pudieran entender como la agricultura, la pesca, los lirios del campo, etc. Por eso hacia caer en su audiencia la responsabilidad de entender el mensaje (Ver por ejemplo Lucas 8:8; Mateo 13:43). Pero no debemos olvidar que la Biblia fue  terminada de escribir hace casi  2 mil años y que el proceso de escribirla tardó casi 1500 años. También hay que tomar en cuenta que fue escrita en 3 continentes (Asia, África y Europa), en 3 idiomas (Hebreo, Griego y Arameo). Es por tanto totalmente comprensible que exista en ellas algunas cosas difíciles de entender como dice el apóstol Pedro (2Pedro 3:16). Pero difícil no quiere decir imposible. Con un esfuerzo serio de nuestra parte es posible llegar a una comprensión indudablemente clara sobre lo que Dios espera de nosotros. Es por eso que el primer y tal vez más importante requisito para entender las escrituras es tener una actitud correcta hacia ella. Esa actitud debe incluir amor a la verdad para aceptar aun aquellas cosas que no nos gusten (2Tesalonicenses 2:10-12). También hay que tener diligencia para estudiarla con constancia (2Timoteo 4:13; Juan 5:39). Por otra parte hay que tener dependencia de Dios para que Él nos provea de la sabiduría necesaria para no solo entender sino aplicar a nuestra vida (Santiago 1:5).

 

  1. Se necesita alguien quien nos explique. Tratar de entender la Biblia nosotros solos es como querer alfabetizarse uno mismo. El eunuco comprendió esta verdad y acepto gustoso la ayuda del evangelista Felipe (Hechos 8:26-35). El ayudado debe observar si quien le ayuda le está orientando o desorientando, lo cual no es difícil cuando nos mantenemos atentos (1Tesalonicenses 5:21). De nuestra parte, nos sentimos agradecidos de que usted haya aceptado nuestra ayuda, y le pedimos que examine con cuidado cada enseñanza que le proporcionamos.

 

  1. La Biblia tiene dos divisiones literarias que son el Antiguo y el Nuevo testamento. El antigua testamento fue dado para una sola nación, La  de Israel (Deuteronomio 5:1-3; Levítico 27:34). Este pacto duraría un tiempo limitado hasta la venida de Jesucristo (Hebreos 8:13; Gálatas 3:24,25; 2Corintios 3:6-16). Sin embargo, el Nuevo testamento es para la gente de todas las naciones (Mateo 28:18-20; Marcos 16:15,16; Hechos 17:30).  Nosotros vivimos bajo el Nuevo Testamento, el cual durará hasta que Cristo venga por segunda vez. Por eso, cuando estamos estudiando la Biblia muchas supuestas contradicciones desaparecen con solo preguntar si lo que se está estudiando se encuentra en el Antiguo o en el Nuevo Testamento.

 

  1. Fórmese una idea del contenido general de la Biblia para que tenga una panorámica sobre las cosas de las que trata. Un poco más adelante en este estudio le damos un resumen del contenido general de la Biblia que esperamos estudie con detenimiento.

 

  1. Al estudiar consulte el contexto y textos paralelos. El contexto son los versículos que están antes y después de cada versículo. El contexto puede abarcar varios versículos y hasta capítulos, desde donde se puede tomar el hilo del asunto para entenderlo bien. Por su parte los textos paralelos son textos que hablan del mismo asunto, pero en otro capítulo u otro libro. Muchas veces con solo considerar el contexto o los textos paralelos se nos aclaran cosas que consideramos oscuras. Por ejemplo cuando estudiamos Marcos 10:23 Jesús dice: “¡Qué difícil será para los que tiene riquezas entrar en el reino de Dios!” Cuando leemos esto pensamos que todos los ricos estén perdidos, pero el texto se nos aclara al ver el contexto del versículo 24: “¡Qué difícil es entrar en el reino de Dios a los que confían en las riquezas!”. Así mismo, cuando vemos lo que nos dice el maestro en Lucas 14:26 “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo”. Cuando leemos esto concluimos que se nos manda a odiar a la familia, pero al consultar el texto paralelo de Mateo 10:37, todo se aclara. El texto dice así: “El que ama al padre o a la madre más que a mí , no es digno de mí; y el que ama al hijo o a la hija más que a mí no es digno de mí”. Ahora podemos comprender que no se nos manda a odiar, sino que no debemos amar más a la familia que a Cristo, pues de lo contrario no seriamos dignos de Él.

 

  1. Recuerde que la Biblia es un libro que trata sobre Dios y su relación con nosotros, por eso más que conocimientos teóricos debemos procurar que nuestro estudio nos mejore nuestra forma de pensar, hablar y comportarnos. Cuando estudie, pregúntese ¿Qué aprendí sobre Dios en este texto? ¿Qué me enseña esto acerca de mí mismo o de la naturaleza humana? ¿Cómo puedo aplicar este conocimiento a mi vida? ¿Cómo puedo compartir esto con otros?

 

 

 

  • CONTENIDO GENERAL DE LA BIBLIA.

 

 

  1. La Biblia es una colección de 66 libros divididos en dos Testamentos. El Antiguo Testamento tiene 39 libros y el nuevo Testamento tiene 27 libros.

 

  1. Los 39 libros del Antiguo Testamento se dividen en: 5 libros de la ley; 12 libros de historia; 5 libros de poesía;  5 libros de los profetas mayores y 12 libros de los profetas menores.

 

  1. Los libros de la ley contienen principalmente las leyes entregadas por Dios a Moisés en el monte Sinaí y los 40 años que Israel pasó vagando por el desierto. Estos libros son: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.

 

  1. Los 12 libros de Historia narran 900 años de la vida del pueblo de Israel desde que abandonaron el desierto entrando en la tierra prometida (Canaán), hasta que fueron llevados cautivos por los babilonios y regresaron para reconstruir el Templo que había hecho Salomón. En estos 12 libros que van desde Josué hasta Ester podemos ver la conquista de la tierra prometida, los 450 años que Israel fue gobernada por los jueces, la institución de reyes, entre ellos David y Salomón, la división de ese reino en dos (El Norte y el Sur), y también en estos libros encontramos los cautiverios del reino del Norte hacia Asiría y del reino de Sur hacia Babilonia.

 

  1. Los 5 libros de poesía que son llamados así por el estilo en que están escritos y porque no encajan en otra clasificación. Estos libros son: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés y Cantar de los Cantares.

 

  1. Luego viene 5 libros de profetas mayores y 12 libros de profetas menores, siendo la diferencia de clasificación entre mayores y menores el hecho de que unos escribieron más que los otros. Estos profetas que hicieron su trabajo en especial desde los días del último de los jueces (Samuel), exhortaron al pueblo de Israel al arrepentimiento cuando se desviaban de la ley de Dios y les advertían de no hacer alianzas con naciones paganas. En los profetas encontramos muchas profecías de la primera venida de Cristo y el establecimiento de su reino, todas las cuales cumplió el Señor (Mateo 5:17-19; Juan 19:30,31).

 

  1. Mientras que el Nuevo Testamento tiene 27 libros que se dividen en: 4 libros del evangelio; 1 libro de historia; 13 cartas paulinas y 8 cartas universales, además de un libro de profecías.

 

  1. Los 4 evangelios hablan de la vida de Cristo, desde su nacimiento hasta su muerte y resurrección. Estos libros son Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

 

  1. El libro de historia es Hechos de los apóstoles y en él se nos presenta el nacimiento, desarrollo y organización de la iglesia de Cristo en sus primeros años.

 

  1. Las 13 cartas escritas por el apóstol Pablo nos presentan instrucciones sobre doctrinas, prácticas y organización de las iglesias de Cristo  en todo el mundo. Estas cartas van desde romanos hasta Filemon. Al igual que las ocho cartas universales que van desde Hebreos hasta Judas.

 

  1. El libro de profecías es el Apocalipsis o revelación. En este libro encontramos eventos relacionados con el futuro de la iglesia en el primer siglo y con el futuro de la humanidad. Especialmente trata de cómo Dios juzgaría y castigaría al enemigo de la iglesia (El imperio romano) y como lo hará con cualquiera que se oponga a su pueblo. Este libro presenta una visión del juicio final y de la nueva Jerusalén donde irán a morar los fieles siervos de Dios.

 

 

 

  • ¿ES LA BIBLIA INSPIRADA POR DIOS?

 

 

  1. La gente dice con frecuencia que la Biblia fue escrita por hombres, queriendo decir con esto que no es confiable y que contiene errores. Pero la Biblia constituye la mejor prueba de que cuando el hombre es dirigido por Dios puede alcanzar la perfección. Un libro escrito por casi 40 hombres, en 3 continentes, en 3 idiomas, durante unos 1500 años, tratando una diversidad de temas tan complejos como el origen del pecado y el sufrimiento, el plan de redención, la formación y caída de los 4 grandes imperios de la antigüedad y una gran gama de temas más. Todo esto lo hace sin haber contradicción en sus escritos, sino que por el contrario existe una perfecta armonía en la Biblia. ¿No le parece esto imposible, a menos que la mano de Dios estuviera guiando todo el proceso? Lo que muchos consideran un motivo valedero para dudar de las Escrituras, es no obstante una prueba contundente de su origen divino (2Pedro 1:21).

 

 

  1. Las profecías cumplidas de la Biblia nos hablan de su inspiración. Jesucristo profetiza                    la caída de la ciudad de Jerusalén, unos 37 años antes de que este evento sucediera (Mateo 24:1-34). Es asombroso ver la cantidad de detalles expresados por Jesús en esta profecía que tuvieron su cumplimiento total. Lo mismo podríamos decir de Egipto, cuya caída fue profetizada por el profeta Ezequiel (Ezequiel 29:15). Esta nación que llegó a ocupar territorios en Canaán, Siria, el Líbano y parte de las regiones superiores del Éufrates, se ha convertido en una nación casi insignificantes en relación con su dominio en el pasado, tal como lo predijo la palabra de Dios. Algo parecido podemos decir de Babilonia, ciudad que bajo el dominio de Nabucodonosor llegó a convertirse en hermoso, rico y poderoso lugar del mundo. Llevó cautivos a los judíos en el año 587 A.C y el profeta Isaías predijo su destrucción siendo todavía un imperio mundial (Isaías 13:19-20). Incluso Jeremías recalcó que nunca más sería habitada y que sería asolada totalmente (Jeremías 50:13). Hoy solo quedan las ruinas de lo que en el pasado fue una gran ciudad que despertó la envidia universal. Así podríamos citar docenas de profecías que confirman que los hombres que la hicieron estaban inspirados por Dios, pues Él es el único que conoce los eventos futuros, y aquellos a quienes Él quiera revelarlos.

 

 

  1. Las declaraciones de la Biblia son científicamente correctas. Quién habría de esperar que en un libro tan antiguo podría encontrar informaciones de cosas tan científicas y modernas como son las redondez de la tierra, aunque la gente pensaba que era cuadrada (Isaías 40:22), la imposibilidad de contar las estrellas, aunque algunos hombres de ciencias creían que si se podía (Jeremías 33:22), que la tierra cuelga sobre el vacío y que nada la sostiene como creían los sabios de Alejandría (Job 26:7). Salomón también nos habla del ciclo del agua, sin tener a mano aparatos modernos ni una estación de meteorología (Eclesiastés 1:7). El mar lleva el agua a las nubes a través de la evaporación, y las nubes la llevan a las montañas donde nacen los ríos que terminan todos en el mar, pero el mar nunca se llena porque es un proceso circular de reciclaje y purificación. ¿Como estos hombres pudieron hablar de estas y otras grandes verdades científicas sin equivocarse? Simplemente el Señor Dios inspiraba sus ideas, las cuales ellos luego escribían en términos humanos para que todos la pudiéramos comprender.

 

 

CONCLUSIONES.

 

 

La Biblia contiene la mente de Dios, el estado del hombre, la senda de la salvación, la ruina de los pecadores y la felicidad de los creyentes.

Sus doctrinas son santas, sus preceptos obligatorios y sus designios inmutables.

Léanla para creer, créanla para vuestra seguridad y practíquenla para ser santos.

Es el mapa del viajero, el cayado del peregrino, la brújula del piloto, la espada del soldado y la cartilla del cristiano.

Es aquí donde se restaura el paraíso, se abre el cielo y se descubren las puertas del infierno.

Cristo es el personaje central y el tema de estudio, nuestro bien es su designio y su fin, la gloria de Dios.

Debe inundar la memoria, gobernar el corazón y guiar los pies. Léanla lenta y diariamente y en actitud de oración.

Es una mina de riqueza, un paraíso de gloria y un río de placer. Se les ofrece con la vida, se abrirá en el día del juicio y perdurará para siempre..... (Autor desconocido).

 

 

 

 

 

bottom of page